Comunicado

Escribimos en nombre de la red de científicos europeos (MEDSALT) que concibió el proyecto MEDSALT2 presentado a las autoridades españolas para su autorización.

Hemos sido el foco de noticias publicadas en los últimos días y creemos que deberíamos tener la oportunidad de añadir información de primera mano sobre este proyecto y despejar las dudas de que algunas afirmaciones pueden desencadenar sobre el alcance de nuestro proyecto.

La red MEDSALT está financiada por la Asociación COST, una institución de financiación pública europea que actúa en el marco del Programa Horizonte 2020 (www.cost.eu). Apuntamos, como usted informó correctamente en sus primeras noticias el 24 de abril, a investigar la crisis ambiental más dramática que ha sufrido el Mar Mediterráneo en su historia geológica: la “Crisis de Salinidad del Messiniense”, cuando hace unos 6 millones de años, el cierre del estrecho de Gibraltar en combinación con la evaporación de sus aguas causó la deposición de hasta 2 kilómetros de sales (carbonatos, yeso y halita) y posiblemente una caída del nivel del Mar Mediterráneo de más de un kilómetro, transformando el Mar Mediterráneo en una gigante salina natural.

El evento afectó la migración de fauna entre África y Europa, influyó en la evolución del paisaje de toda la cuenca mediterránea y afectó a la química del océano global. Algunos resultados científicos recientes de este proyecto han recibido el interés de la prensa nacional e internacional (El País, 5 de Abril 2018). Somos geólogos, geofísicos, biólogos, ecologistas e intentamos entender qué mecanismos llevaron a los sucesos que hemos mencionado. Debido a que la capa de sal yace bajo el actual lecho marino del Mediterráneo, además de unos pocos afloramientos limitados en la tierra por los procesos de construcción de montañas, es inevitable que tengamos que explorar el fondo del mar antes de tomar muestras de estas rocas y sedimentos.

Esta es la razón por la que usamos técnicas de exploración geofísica (una técnica ecográfica muy común en nuestro campo) que usan el famoso ‘cañón de aire’ (airgun). Es bien conocido que que el uso de ‘cañón de aire’ afecta a ciertos animales marinos, principalmente cetáceos. Por ello todos los operadores, y especialmente investigadores de instituciones públicas como nosotros, adoptamos medidas ampliamente reguladas para mitigar dicho impacto. De hecho, las autoridades españolas han adoptado requisitos muy estrictos para evitar su posible impacto. Se nos ha requerido, como es habitual, un informe de evaluación ambiental muy detallado, que ya hemos presentado dos veces de conformidad con la legislación española. Incorporamos a nuestra misión biólogos observadores profesionales de mamíferos y monitores acústicos pasivos para evitar cualquier posible perturbación de la fauna.

A través de las investigaciones llevadas a cabo en los últimos años, hemos identificado el margen sur de Baleares como una zona única en el Mediterráneo occidental, donde las rocas de sal depositadas durante la “Crisis de Salinidad del Messiniense” se conservan en un estado prístino y en un espesor pequeño, de modo que se puede acceder para el muestreo. El crucero oceanográfico MEDSALT2 para el cual hemos solicitado autorización a las autoridades españolas, tiene el propósito de completar las investigaciones pasadas por una duración de 7 días.

Observamos que las asociaciones locales para la protección ambiental, es decir, la Aliança Mar Blava, han declarado repetidamente en sus comunicados de prensa y mediante entrevistas en la prensa que realmente estamos ocultando los intereses de las compañías petroleras para perforar petróleo y gas en las Islas Baleares. Basan esta suposición en el hecho de que el proyecto MEDSALT ha recibido cartas de apoyo, antes del financiamiento de la Asociación COST, por parte de algunas compañías de hidrocarburos. También han vinculado nuestra área de trabajo a un área mucho mayor en la que algunas empresas expresaron interés para la exploración en 2013, un proyecto ahora abandonado y con el que ninguno de nosotros tiene ni tuvo nunca relación alguna. Empatizamos con la legítima aspiración de oponerse al desarrollo industrial en las Baleares y preservar los hermosos recursos naturales para el turismo y las actividades de ocio en las que se basa la economía de las islas. Sin embargo, la interpretación que se ha hecho de nuestro proyecto es infundada y simplista y pone en riesgo una década de trabajo en la que hemos perseguido entender ese periodo de la formación del Mediterráneo.

Las empresas de hidrocarburos no necesitan investigadores públicos para encontrar petróleo y gas. Las empresas tienen sus propios expertos y recursos que son mucho más importantes que los nuestros, tanto en términos de fondos como de medios tecnológicos. Las empresas pueden interesarse en los resultados de nuestra investigación para mejorar su comprensión general de la formación geológica del Mediterráneo. Indirectamente, esto podría contribuir a sus hallazgos en otros lugares, pero no específicamente en las Islas Baleares. De hecho, el muestreo de rocas que queremos lograr a través del programa International Ocean Discovery Program (IODP) exige que llevemos a cabo la campaña MEDSALT2 precisamente para garantizar que no haya rastros de hidrocarburos en nuestra área de estudio, ya que no serían compatibles con la tecnología que queremos para nosotros.

Irónicamente, nuestra campaña para confirmar la ausencia de hidrocarburos ha sido malinterpretada como si persiguiera el objetivo opuesto. IODP solo lleva a cabo sus investigaciones en lugares donde se ha demostrado la ausencia de hidrocarburos. Finalmente, el lector ajeno a la investigación debe saber que la muestra de interés del sector privado es rutinariamente estimulada por todas las agencias de financiación pública para fomentar una mejor preparación de los estudiantes para su futuro profesional en empresas privadas. Por tanto, es habitual y casi obligatorio encontrar cordiales muestras de interés del sector privado en propuestas como la nuestra.

Somos todos empleados públicos. Todo lo que hacemos es transparente. Nuestro portal web http://www.medsalt.eu contiene todas nuestras actividades (reuniones, escuelas de formación, misiones científicas cortas y difusión). Cualquiera puede ver lo que hacemos y contactarnos para pedir información. Invitamos a cualquiera que tenga preguntas sobre nuestra investigación a que nos lo hagan saber. Ofrecemos participar en un evento abierto al público en la isla de Baleares, en el que podemos ilustrar nuestra investigación, responder preguntas y aclarar cualquier aspecto de nuestro trabajo que pueda generar preocupación.

 

4 de Mayo de 2018

 

Angelo Camerlenghi, Istituto Nazionale di Oceanografia e di Geofisica Sperimentale, Trieste

Daniel Garcia Castellanos, ICTJA, CSIC, Barcelona

Johanna Lofi, Université de Montpellier

Claudia Bertoni, Oxford University

Giovanni Aloisi, Institut du Physique du Globe, Paris

Francisco Sierro, Universidad de Salamanca

y los casi 200 miembros del la red científica MEDSALT